miércoles, 14 de octubre de 2009

Dios te salve amado juego

Este preciado objeto misterioso fue el que contuvo mi instinto de salir a apuñalar a los negros que se juntan el la esquina de casa.




Ahora que lo pienso me exprese mal al decir que era un cubo. Pero Dios tenga en la gloria al que lo invento.

Debo admitir que cuando no podía armarlo pensé "Que se pudra en el infierno el que invento esto"

1 comentario:

Fabita dijo...

Hola! Gracias por seguir mi blog, espero estés bien...
Jeje, qué curioso!! Yo tengo una figurita de esas y sí es verdad, son difíciles de armar..

Saludos